¡QUE NOCHE LA DE ANOCHE!

¡QUE NOCHE LA DE ANOCHE!

¡PYHARE NDE ÁVA KUEHE GUARE!

Ohai Guaraníme: David Galeano Olivera

Leer original (hacer clic) en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/que-noche-la-de-anoche)

Leer también en (http://lenguaguarani.blogspot.com/2014/06/que-noche-la-de-anoche.html)

 

Estoy aquí,

Aime ko’ápe,

 

En mi cama,

Che rupápe,

 

Con el pensamiento fijo en tí.

Roguerekóngo che akâme.

 

Con un enorme deseo: agarrarte

Peteî mba’énte aipotavéva: roipyhyse

 

Y apretarte fuertemente entre mis manos,

Ha rojopy hatâ porâ mokôive che pópe,

 

Todavía excitada con el recuerdo de la noche anterior.

Otytýi gueterei che akâme mandu’a ange pyhare guare.

 

En esta noche cálida y sofocante,

Ko pyhare hakuvóvape,

 

Tengo incontenibles ganas de agarrarte

Rojapyhyse mbarete porâ

 

Y de decirte todo lo que siento.

Ha’e haĝua ndéve opaite mba’e añandúva.

 

Tu recuerdo me tiene angustiada.

Pe mandu’a arekóva ndehegui chemoingo asy.

 

Apareciste… y desapareciste.

Ne apysê… ha upéi reguékuri.

 

Todo sucedió en esa noche y en esta cama.

Opaite mba’e oikókuri upe pyhare ha ko tupamíme.

 

Con confianza te acercaste a mí.

Jereviápe rejákuri cherehe.

 

Sin mostrar pudor alguno,

Retî’ŷre mba’evégui,

 

Te pegaste a mi desnudo cuerpo.

Rejángo che rete opívore.

 

Percibiendo mi indiferencia,

Rehechakuaávo noroñanduiha,

 

Te acercaste más y más…

reja rejavékuri…

 

Mordías todo mi cuerpo…

Reisu’upániko ko che retemi…

 

Sin importarte nada…

Remomba’eguasu’ŷre mba’eve…

 

Me volviste loca.

Chembotavyraiete.

 

No sabía qué hacer,

Aikuaa’ŷre mba’épa ajapóta,

 

Para deshacerme de ti.

Ajehekýi haĝua ndehegui.

 

Por fin… me dormí.

Hasypeve… akékuri.

 

Hoy, cuando desperté,

Ko ára, apáyvo,

 

Te busqué desesperadamente.

Roheka chetarovaite.

 

Pero sin éxito.

Jepémo po’a’ŷre.

 

No te encontré.

Ndorojuhuvéima.

 

Ya no estabas.

Nereimevéima.

 

¡Te habías ido!.

Rehojepéma.

 

En toda la sábana,

Ahoja tuichakue javeve,

 

Había muestras de lo sucedido.

Opyta mba’e ojehuva’ekue rapykuere.

 

En mi cuerpo dejaste huellas inolvidables.

Che retére reheja nde rapykuere tapiaite ĝuarâ.

 

Marcas profundas que tardarán mucho tiempo en sanar

Rapykuere pypuku péicha péichante ndokueramo’âiva

 

Y que estarán mucho tiempo presentes en mí.

Ha heta ára ojekuaátava cherehe.

 

Esta noche me acostaré temprano y te esperaré.

Ko pyhare voi añenóta ha roha’ârôta.

 

Cuando llegues…

Reĝuahê vove…

 

No quiero imaginar lo que va a suceder…

Ndaikuaaseivoi mba’épa ojehúta…

 

Me abalanzaré sobre ti

Ajeitýta nde ári

 

Como el feroz león se lanza sobre otro animal

Ku leô ñarôite ojeityháicha ambue mymba ári

 

Y ya no te irás.

Ha nderehomo’âvéima.

 

Ya no podrás escapar de mí.

Ndaikatumo’âvéima regue chehegui.

 

Te apretujaré hasta sentir la sangre de tu cuerpo.

Rojopyvaipáta añendu meve nde rete ruguy.

 

Sólo así podré descansar:

Péicha añoite ikatúta apytu’u ndehegui:

 

¡Mosquito hijo de p…!

¡Ñati’û añamemby reikóva!

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s