PÁPA FRANCISCO, GUARANÍME

PÁPA FRANCISCO, GUARANÍME
Ohai Guaraníme: David Galeano Olivera
       El primer Papa americano es el jesuita argentino JORGE MARIO BERGOGLIO, de 76 años, arzobispo de Buenos Aires. Es una figura destacada de todo el continente y un pastor sencillo y muy querido en su diócesis, que ha visitado a lo ancho y a lo largo, incluso trasladándose en medios de transporte público, en los quince años de ministerio episcopal. Pápa peteîha amerikaygua niko hesuita argentina-ygua JORGE MARIO BERGOGLIO, 76 ary orekóva, pairuvichaite Buenos Aires-gua. Péva niko peteî kuimba’e ojehecharamóva amérika tuichakue javeve ha peteî pa’i hekojejapo’ŷva ha ojehayhuañetéva upe hekoha tuichakue javeve ha’e oikohague rupi oimeraêva oikoháicha ava mboguatahápe, umi 15 ary pukukue aja oîhaguépe pa’iruvichaitérô.
 
       “Mi gente es pobre y yo soy uno de ellos”, ha dicho más de una vez para explicar la opción de vivir en un apartamento y de prepararse la cena él mismo. A sus sacerdotes siempre les ha recomendado misericordiavalentía apostólica y puertas abiertas a todos. Lo peor que puede suceder en la Iglesia, explicó en algunas circunstancias, “es aquello que De Lubac llama mundanidad espiritual”, que significa “ponerse a sí mismo en el centro”. Y cuando cita la justicia social, invita en primer lugar a volver a tomar el catecismo, a redescubrir los diez mandamientos y las bienaventuranzas. Su proyecto es sencillo: si se sigue a Cristo, se comprende que “pisotear la dignidad de una persona es pecado grave”. “Che rapichakuéra niko imboriahu ha chéngo peteîva heseguakuéra”, he’íkuri heta jey omyesakâ haĝua mba’érepa oiko peteî kotýpe ha mba’érepa ha’evoi ojapójepi ikarupyharerâ. Ipa’ikuérape akóinte ojerure ohechauka haĝua hikuáiangapyhy, pa’i pu’akakatu ha okêpe’a opavavépe ĝuarâ. Pe mba’e ivaivéva ojehukuaáva tupâo ryepýpengo niko “Pe mba’e De Lubac ombohérava tekopy ñembohape yvóra ĝuarânte”, he’iséva “chentese reko”. Ha imandu’a jave ava rekojojáre, oporopepirû ñañehekombo’ejey haĝua Tupârapekuaápe, ñaikûmbyporâvévo umi pa apopyrâ ha umi tekokaturape. Iñaponde’ángo ndahasýi: jahapykuehórô Kiritópe, hesakâta ñandéve “pe ndohechakuaáiva hapichápe oîha angaipa ivairasávape”.
       Su biografía oficial es de pocas líneas, al menos hasta el nombramiento como arzobispo de Buenos Aires. Llegó a ser un punto de referencia por sus fuertes tomas de posición durante la dramática crisis económica que devastó el país en 2001. Hekohaipyre niko ndaipukúikuri pe oñemohenda peve chupe Buenos Aires pa’iruvichaitérô. Maymáva ojesarekómi hese ipyapýre tekotevêvérôguare upe jehasa’asyete oikova’ekue hetâme “teju” ipiruetérôguare ary 2001-pe.
       En la capital argentina nació el 17 de diciembre de 1936, hijo de emigrantes piamonteses: su padre, Mario, era contador, empleado en ferrocarril, mientras que su madre, Regina Sivori, se ocupaba de la casa y de la educación de los cinco hijos. Heñoiva’ekue Argentina retâ táva guasúpe, ára 17 jasypakôi ary 1936-pe, pytagua piamonte-gua ñemoñare: itúvango virupapahára, omba’apova’ekue mba’yrutimboguatápe; ha isýkatu, Regina Sivori, oñangarekóva ogapýre ha mitâmimi rekombo’ére.
       Se diplomó como técnico químico, y eligió luego el camino del sacerdocio entrando en el seminario diocesano de Villa Devoto. El 11 de marzo de 1958 pasó al noviciado de la Compañía de Jesús. Completó los estudios de humanidades en Chile y en 1963, al regresar a Argentina, se licenció en filosofía en el Colegio San José, de San Miguel. Entre 1964 y 1965 fue profesor de literatura y psicología en el Colegio de la Inmaculada de Santa Fe y en 1966 enseñó las mismas materias en el Colegio del Salvador en Buenos Aires. De 1967 a 1970 estudió teología en el Colegio San José, y obtuvo la licenciaturaOiko ichugui kímikape katupyre, ha upéi oiporavókuri pa’irâ rape ha upevarâ oikékuri pa’irâróga Villa Devoto-guápe. Ára 11 jasyapy ary 1958-pe ohasákuri Hesuita Pa’imirî Atýpe. Omohu’â iñemoarandu avakuaaguigua Chile retâme ha ary 1963-pe, ojevývo Argentina retâme, ombopaha ikatupyry arandupykuaápe Mbo’ehao San José, San Miguel-guápe. Ary 1964 guive 1965 peve ombo’ékuri ñe’êporâhaipyre ha tekopykuaaty Mbo’ehao de la Inmaculada, Santa Fe-guápe ha ary 1966-pe ombo’ékuri avei umi mbo’erâ Mbo’ehao del Salvador táva guasu Buenos Aires-pe. Ary 1967 guive 1970 peve oñemoarandúkuri tupâkuaatýpe Mbo’ehao San José-pe ha upépe oikókuri chugui mbo’ekuaahára.
       El 13 de diciembre de 1969 recibió la ordenación sacerdotal de manos del arzobispo Ramón José Castellano. Prosiguió la preparación en la Compañía de 1970 a 1971 en Alcalá de Henares (España), y el 22 de abril de 1973 emitió la profesión perpetua. De nuevo en Argentina, fue maestro de novicios en Villa Barilari en San Miguel, profesor en la facultad de teologíaconsultor de la provincia de la Compañía de Jesús y también rector del Colegio. Ára 13 jasypakôi ary 1969-pe oñemboaje pa’írô pa’iruvichaite Ramón José Castellano po rupive. Ombojoapy iñembosako’i Hesuita Atýpe ary 1970 guive 1971 peve Alcalá de Henares-pe (España), ha ára 22 jasyrundy ary 1973-pe ojapo iñe’ême’ê tapiaiterâ. Ojevývo Argentina retâme, oikókuri chuguipa’imirî mbo’ehára Villa Barilari oîva San Miguel-pe, mbo’ehára tupâkuaaty mbo’ehaovusúpe, Hesuita Aty Guasu Mbohapehára ha avei Motenondeharapavê Mbo’ehaopegua.
       El 31 de julio de 1973 fue elegido provincial de los jesuitas de Argentina, tarea que desempeñó durante seis años. Después reanudó el trabajo en el campo universitario y entre 1980 y 1986 es de nuevo rector del colegio de San José, además de párroco en San Miguel. En marzo de 1986 se traslada a Alemania para ultimar la tesis doctoral; posteriormente los superiores le envían al colegio del Salvador en Buenos Aires y después a la iglesia de la Compañía de la ciudad de Córdoba, como director espiritual confesorÁra 31 jasypokôi ary 1973-pe ojeporavókuri Hesuitakuéra Argentina-gua Ruvichárô, tembiapo ogueroguatava’ekue poteî ary pukukue aja. Upéi omoñepyrûjey hembiapo mbo’ehaovusuguigua ha ary 1980 guive 1986 peve oikojey chugui mbo’ehao San José motenondeharapavê, ha upekuévo avei pa’i San Miguel tupâópe. Jasyapy ary 1986-pe ohókuri Alemania retâme omohu’â haĝua hembiapopavê tembikuaajararâ; upe rire huvichakuéra omboujey chupe Argentina-pe mbo’ehao del Salvador-pe ha upéi hesuitakuéra tupâópe oîva táva Córdoba-pe, tekopy sâmbyhyhára ha ñemombe’urenduhára.
       Es el cardenal Antonio Quarracino quien le llama como su estrecho colaborador en Buenos Aires. Así, el 20 de mayo de 1992 Juan Pablo II le nombra obispo titular de Auca y auxiliar de Buenos Aires. El 27 de junio recibe en la catedral la ordenación episcopal de manos del purpurado. Como lema elige Miserando atque eligendo (lo vio con misericordia) y en el escudo incluye el cristograma ihssímbolo de la Compañía de Jesús. Papaporavohára Antonio Quarracino niko upe ohenoiva’ekue chupe omba’apo haĝua hendive, ijypypete, Buenos Aires-pe. Péicha, ára 20 jasypo ary 1992-pe Juan Pablo II ojapo chugui pa’iruvicha ha’etéva Auca-gua ha pytyvôhára Buenos Aires-pe. Ára 27 jasyteî, tupâovusúpe oñemboaje pa’iruvichavetérô upe papaporavohára po rupive. Oiporavókuri iñe’êngarâ upe he’íva “Oma’ê hese angapyhýpe” ha ijeguakápe omoî kiritochaukaha ihs, ha’éva Hesuitakuéra ta’ângakuaaukaha.
       Concede su primera entrevista como obispo a un pequeño periódico parroquial, “Estrellita de Belén”. Es nombrado enseguida vicario episcopal de la zona de Flores y el 21 de diciembre de 1993 se le encomienda también la tarea de vicario general de la arquidiócesis. Por lo tanto no sorprendió que el 3 de junio de 1997 fuera promovido como arzobispo coadjutor de Buenos Aires. Antes de nueve meses, a la muerte del cardenal Quarracino, le sucede, el 28 de febrero de 1998, como arzobispo, primado de Argentina. El 6 de noviembre sucesivo fue nombrado Ordinario para los fieles de rito oriental residentes en el país y desprovistos de Ordinario del propio rito. Ojupívo pa’iruvichárô, riremínte, ojapókuri peteî ñe’êjovake upéi oñemyasâiva’ekue peteî tupâogua kuatiahaipyre’ípe, “Estrellita de Belén”. Uperiremínte oiko chugui pa’irekoviaharâ Flores-pe ha ára 21 jasypakôi ary 1993-pe oikókuri avei chugui pa’irekoviaharâ ruvicha upe tupâretâguasúpe. Upévare, ho’a porâ opavavépe, ára 3 jasypoteî ary 1997-pe oñemohendávo chupe Buenos Aires pa’iruvichaite ykereguárô. Ohasa mboyve porundy jasy, omanóvo papaporavohára Quarracino, ha’e, ára 28 jasykôi ary 1998-pe, omyengoviákuri chupe ha oikókuri ichugui Argentina pa’iruvichaite, ypýva. Ára 6 jasypateîguápe oikókuri chugui Pa’iruvicha Tapiagua umi kiritorayhuhára Asia-yguávape ĝuarâ oikóva Argentina-pe ha ndorekóiva peteî tapiagua heseguáva.
       Tres años después, en el Consistorio del 21 de febrero de 2001, Juan Pablo II le crea cardenal, asignándole el título de san Roberto Bellarmino. En esa ocasión, invita a los fieles a no acudir a Roma para celebrar la púrpura y a destinar a los pobres el importe del viaje. Gran canciller de la Universidad Católica Argentina, es autor de los libros Meditaciones para religiosos (1982), Reflexiones sobre la vida apostólica (1986) y Reflexiones de esperanza (1992). Mbohapy ary upe rire, Papaporavohara’atýpe, oikova’ekue ára 21 jasykôi ary 2001-pe, Juan Pablo II ojapókuri chugui papaporavoháraha omoî ipoguýpe Roberto Bellarmino marangatu tupâo. Upérô, oipepirûkuri tupârayhuhárape ani haĝuánte oho hikuái Roma-pe upe ára ha’e oñemboajetahápe papaporavohárarô ha upevarângue tome’ênte upe viru jehorâ umi imboriahúvape. Mbo’ehaovusu Católica Kuatiañongatuhára Guasu, Argentina-pe, ohaíkuri ko’â aranduka “Meditaciones para religiosos” (1982), “Reflexiones sobre la vida apostólica” (1986) ha “Reflexiones de esperanza” (1992).
       En octubre de 2001 es nombrado relator general adjunto para la décima asamblea general ordinaria del Sínodo de los obispos, dedicada al ministerio episcopal, encargo recibido en el último momento en sustitución del cardenal Edward Michael Egan, arzobispo de Nueva York, de presencia necesaria en su país a causa de los ataques terroristas del 11 de septiembre. En el Sínodo subraya en particular la “misión profética del obispo”, su “ser profeta de justicia”, su deber de “predicar incesantemente” la doctrina social de la Iglesia, pero también de “expresar un juicio auténtico en materia de fe y de moral”. Jasypa ary 2001-pe oñemohendákuri chupe mombe’uhára ruvicha ykereguárô upe Pa’iruvichakuéra No’ôvusu Amandaje Guasu pahápe, oñekuave’êva’ekue pa’ikuéra rekuáipe, upérô ha’e omyengoviákuri papaporavohára Edwar Michael Egan-pe, ha’éva Nueva York pa’iruvichaite, ndaikatumo’âiva oî amandajépe oñekotevêgui hese hetâme opytáva kyhyje poguýpe 11 jasyporundy rire. Upe No’ôvusúpe omba’eguasúkuri “pa’iruvicha rembiapo tupâñe’ê’asahárarô”, pe “tekojoja myasâi tupañe’ê’asahára rekópe”, pe tembiaporâ omyenondeva’erâ “omyasâi haĝua kane’ô’ŷre tupañe’ê” ha avei “oikuaauka haĝua hemimo’â añetetéva jerovia ha tekopotîguigua”.
       Mientras, en América Latina su figura se hace cada vez más popular. A pesar de ello, no pierde la sobriedad de trato y el estilo de vida riguroso, por alguno definido casi “ascético”. Con este espíritu en 2002 declina el nombramiento como presidente de la Conferencia episcopal argentina, pero tres años después es elegido y más tarde reconfirmado por otro trienio en 2008. Entre tanto, en abril de 2005, participa en el cónclave en el que es elegido Benedicto XVI. Upe aja, Amérika Latína-pe hekove ha hembiapokue herakuâ mombyryve. Upéicharô jepe, ndoje’ói chugui pe jehecharamo hapicháre ha pe ñeñangareko orekóva hekopýre, oîvoi he’íva hese ojamemehatekoaguyjére. Upe temiandúre ary 2002-pe ombotovékuri iñemohenda Argentina Pa’iruvicha Atyguasu motenondehárarô, jepémo upéicha mbohapy ary rire ojeporavókuri chupe upevarâ ha upe rire ojeporavojeýkuri mbohapy aryve, ary 2008-pe. Upe aja, jasyrundy ary 2005-pe, oîkuri papaporahohara’atýpe ohupiva’ekue Benedicto XVI-pe páparamo.
       Como arzobispo de Buenos Aires –diócesis de más de tres millones de habitantes- piensa en un proyecto misionero centrado en la comunión y en la evangelización. Cuatro los objetivos principales: comunidades abiertas y fraternas; protagonismo de un laicado consciente; evangelización dirigida a cada habitante de la ciudad; asistencia a los pobres y a los enfermos. Apunta a reevangelizar Buenos Aires “teniendo en cuenta a quien allí vive, cómo está hecha su historia”. Invita a sacerdotes y laicos a trabajar juntos. En septiembre de 2009 lanza a nivel nacional la campaña de solidaridad por el bicentenario de la independencia del país: doscientas obras de caridad para llevar a cabo hasta 2016. Y, en clave continental, alimenta fuertes esperanzas en la estela del mensaje de la Conferencia de Aparecida de 2007, que define “la Evangelii nuntiandi de América Latina”. Oî jave pa’iruvichaitérô Buenos Aires-pe -ha’éva tupâretâpehê oikohápe mbohapy sua tapicha rasami- omoheñóikuri tupâo rembiaporâ omotenondeva’erâ tekojoaju ha tupâkuaa myasâi. Irundy jehupytyrâ guasu orekókuri: tekove aty oikova’erâ okêpe’a ha joyke’yrekópe; tupârayhuhárakuéra rembiapo ikyre’ŷ’arâ; tupâkuaa oñemoĝuahê’arâ tavaygua peteîteîme; oñepytyvô’arâ mboriahu ha hasykatúvape. Pe tembiapo niko oñeha’â omyasâipyahujey tupâkuaa Buenos Aires-pe “ojehechakuaahápe upépe oikóvape ha mba’eichaitépa heko rembiasakue”. Oipepirû pa’ikuéra ha mayma tupârayhuhárape omba’apóvo oñondive. Jasyporundy ary 2009-pe omyasâi Argentina tuichakue javeve peteî ñemongu’e jekupytyrâ hetâ ombotývo mokôisa ary isâsohague: mokôisa tembiapo guasu jekupytyrâ ojejapova’erâ ary 2016 peve. Ha, Amérika tuichakue javeve, omoherakuâ mbarete Conferencia de Aparecida 2007-guare rembipota, he’íva “mba’éichapa oñembohapeva’erâ tupâkuaa Amérika Latína aĝaguápe” (la evangelización en la América Latina actual).
       Hasta el inicio de la sede vacante era miembro de las Congregaciones para el culto divino y la disciplina de los sacramentos, para el clero, para los institutos de vida consagrada y las sociedades de vida apostólica; del Consejo pontificio para la familia y de la Comisión pontificia para América Latina. Benedicto XVI ohejávo ipyenda guasuete, ha’e oîkuri Pa’i’aty Tupâ ñemomorârâ ha Tupâremime’ê purukaturâme, avarekuérape ĝuarâ, avei mbo’ehao oîháme ome’êva hekove Tupâme ha atykuéra oîháme umi ohapykuehóva Tupâme; upéicha avei oîkuri Papapytyvôha Aty oñopehênguépe ĝuarâ ha Pápa Atyguasu Amérika Latina-pe ĝuarâ.
ooo000ooo
La versión en castellano corresponde a la BIOGRAFÍA OFICIAL DEL PAPA FRANCISCO. Ver en (http://w2.vatican.va/content/francesco/es/biography/documents/papa-…)
Ver FRANCISCO Y LA MUJER PARAGUAYA, en (https://www.youtube.com/watch?v=03P2Rk6kH_8)
Leer SAN JUAN XXIII Y SAN JUAN PABLO II, en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/juan-xxiii-y-juan-pablo…)
Ver JUAN PABLO II EN PARAGUAY, 1988, HABLANDO EN GUARANI, en (https://www.youtube.com/watch?v=1xHUE7-3Qm0&feature=youtu.be)

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s