CERRO KORA: LA NOCHE ANTES – PYHARE ÁRA MBOYVEGUA

“LA NOCHE ANTES”

DE: MARTÍN GOYCOECHEA MENÉNDEZ

“PYHARE ÁRA MBOYVEGUA”

Ohai Guaraníme: David Galeano Olivera

 Leer original (hacer clic) en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/cerro-kora-la-noche-ant…)

CERRO KORA

       En medio de la calma de aquella noche de marzo, el Mariscal revistaba su ejército. Como una vaga pincelada blanca se perfilaban las líneas de los cuerpos, prolongándose en la penumbra triste y suave, llena de rumores, en los cuales parecía desleírse toda la melancolía de las almas y de las cosas.

Mariscal Francisco Solano López

       –¡Soldados del 14! – dijo el Mariscal– ¡Cuatro pasos al frente!

Y avanzaron quince hombres, semidesnudos, con el fusil terciado, la frente altiva.

El guerrero los contempló un momento, y luego ordenó:

–¡Soldados del 43, a revistarse!

Cuatro soldados se destacaron de la línea. No quedaban más. Los cuatrocientos que faltaban al regimiento dormían el buen sueño de la calma infinita en el fondo de los esteros, bajo las ruinas de los pueblos, entre los fosos de las trincheras.

Aquellos cuatro hombres se perfilaban entre la noche, firmes, solemnes, rígidos.

–¡Soldados del 46!– continuó el Mariscal.

Y avanzó una sola sombra. Algo de inmenso flotaba sobre ella. Ese hombre llevaba la bandera.

–¡Soldados del 40, a la orden de revista!– mandó aquel amo de pueblos.

Y sólo le respondió la noche con los vagos sollozos de la selva…

Upe jasyapy pyhare py’aguapy aja, Mburuvichapavê ojesareko iguarinikuérare. Ku ta’ânga hesakâporâ’ŷvaicha ojehecha hetemimi, ojehe’áva pytûmby heko vy’a’ŷva ha ikangývare, ka’aguy ryapu pa’ûme, omanombeguekatuhápe ohóvo tekove ha opa mba’e.

       -¡Guarini 14-ygua! – he’i Mburuvichapavê- ¡Irundy guata tenonde gotyo!

       Ha itenonde papo kuimba’e, haime ijao’ŷva, imboka ijyva ári, oñakârupíva.

       Karai ñorairôhára ojesareko hesekuéra sapy’ami, ha upéi ñe’ê pyrusúpe he’i:

       -¡Guarini 43-ygua, peñembosako’i!

       Irundy guarini ojehechauka ichupe. Ndaiporivéima ambue. Umi irundysa upe atyrusuguigua ndaiporivéima osapymijoáma hikuái umi karugua kirirî apyra’ŷva ruguáre, táva ho’apáva guy rupi, yvykua guarini ojo’ova’ekue pa’û rupi.

       Umi irundy kuimba’e iñapysê, pyhare aho’ípe, ñembo’yhápe, tovasýpe, jepytasópe.

       -¡Guarani 46-ygua!- ombojoapy Mburuvichapavê.

       Ha peteî ta’ânga iñipytûvante oñemotenonde. Peteî mba’e kakuaa oñemyatymói hi’ári. Upe kuimba’e oguereko ñane retâ poyvi.

       -¡Guarini 40-ygua, peêháma!- osapukái upe karai ha’éva heta tava ruvicha.

       Ha pyharéntema ombohovái chupe ka’aguy jahe’o asy reheve…

II

       Ante su deshilachada tienda de campaña, el Mariscal contemplaba los restos de su ejército. Sus ayudantes, silenciosos, le rodeaban, sin atreverse a aproximársele. A la distancia, allá en el seno de las frondas vecinas, un pájaro nocturno desgranaba dulcemente su rosario de arpegios. Pe hogasapy’agua ikuapáva renonde guive, Mburuvichapavê ojesareko iguarini atyrusupavê rembyremíre. Ipytyvôhára, kirirîháme, oñemo’aĝui, oja’ŷre hese. Mombyry’imi guive, yvyrakuéra pa’ûme, namombyrýiva upégui, peteî guyra pyharegua ohenduka ipurahéi ryapu he’ê asýva.

Aquel hombre se contemplaba en ese instante, de pie ante la Historia, en la noche precursora de lo inevitable, entre el claroscuro que anunciaba el alba, el día próximo que iba a traer, con su luz, con la sonrisa de los cielos y las alegrías intensas de la vida, la caricia desoladora de la muerte, la desesperación de la última derrota, el vértigo sin límites de la postrer caída. Upe kuimba’e oma’ê ijehe upe jave, ñembo’yhápe, Tembiasakue renondépe, upe pyharépe, oguerúva hendive mba’e ojejokokuaa’ŷva, tesakâ para para aja omombe’úva ko’êti oñembojaha mbeguekatúpe, ohenonde’ávo ára pyahu oguerúva, hesakâ rupive, yvága pukavýpe ha pytuhê vy’a reheve; mano ravi’u rasyete, py’aropu ñehundi paha rehegua ha akânga’u ijapyra’ŷva je’a ivaivéva oiko jave.

Incendiaban el alma del guerrero todas sus bravuras, sus odios, sus desesperanzas. Por su cerebro pasaba la visión de los esfuerzos que efectuara, de aquel avance fracasado, de aquella resistencia desesperada a través de las llanuras, las montañas y las selvas. Mburuvichapavê ángape ohapy umi ipy’aguasukue, hemiroyrô ha hemira’ârô’ŷ. Iñakâ rupi ohasa opaite ñeha’â ojapova’ekue, upe ñemotenonde hekomarâva’ekue, upe jepytaso guasuete ojapova’ekue ñu, yvyty ha ka’aguýre.

No le quedaban en aquella hora ni hombres, ni fusiles, ni cañones. Sus esqueletos de regimientos estaban sin caballos, sin carabinas, y sus soldados dormitaban al pie de las lanzas clavadas en el suelo, muchas de las cuales no tenían hierros ni banderolas, porque aquellos quedaron clavados en el pecho del contrario y éstas se desflecaron con los vientos de cinco años y las pudrieron las lluvias. Upe aravópe nahembyvéima chupe guarini, mboka ha mbokapuharusu. Umi ijatyrusu niko kanguekuereíntema ha ndaikavajúi, naimbokapukúi ha umi iguarinikuéra okeparei oñembo’yhápe umi yvyrakua ykére ojekutúva yvýre, heta umíva apytépe ndoguerekovéimava kuarepotîhû ijapýrare ha ndoguerekovéimava ñane retâ poyvi, umíva opytágui umi tajasu ñande’aho’íva pyti’áre ha yvytu po arygua ombochalaipáva ha ama ombotujupáva.

De sus conciudadanos no quedaba sino un montón informe, un harapo de pueblo, durmiendo el sueño de su desgracia, allí, entre los destruidos convoyes, bajo el frío relente del rocío. Y sobre los cuerpos tendidos en la hierba fina y suave, sentíase pasar el tenue viento nocturnal como una leve caricia. Hetâyguágui hembýva niko peteî aty hete jekuaa’ŷva, peteî táva imeĝuambaitéva, okéva teko’asy pohéipe, upépe, mba’yrumýi oñembyaipáva pa’ûme, ysapy ro’ysâ asyete guýpe. Ha tetekuéra opytu’úva ñana karape ha hu’ûva ári oñeñandu ohasárô yvytu peju, pyharegua, vaicha oporohavi’úva ohasávo.

–Tuyutí, Estero Bellaco, Curupayty…– exclamaba el guerrero. Era la visión del pasado, del ayer inmediato, de la defensa toda aún subsistente, sin que hubieran bastado para anular la soberbia expresión de su fiereza, ni los contrastes continuos, ni las fatalidades todas, cayendo sobre sus hombros con el desplome colosal de una montaña. –Tujutî, Estero Bellaco, Kurupa’yty…- imandu’a karai ñorairôhára. Upéicha ohecha ha’e umi mba’e ohasava’ekue, kuehe ha kuehevégui hi’aĝuivéva, pysyrô pytu ogue’ŷvaguigua, ndaikatúi ombogue hovágui pe heko pochy guasuete, pe jehasa porâ ha jehasa vai ojopyruva’ekue ha upéicha avei opaite po’a’ŷ, ho’áva hikuái ijati’y ári ku yvytyrusu pohyikue ojeityramoguáicha hi’ári.

¡Y aquel señor de naciones, a quien concluían de hostigar sus mismos hermanos en la raza, dentro del cerco de hierro en que le envolvían; aquel amo de pueblos, ante cuyo camino se prosternaban las multitudes, como ante el paso de un dios; aquel guerrero cuya espada se aprestaba a describir bajo los cielos la elíptica sangrienta, entre cuyos términos iba a rimarse el último canto de la epopeya, se sintió inmenso porque se sintió la Patria! Ha pe tetâita ruvicha, ipehênguevoi ojaheipaháva hese, omongora jetu’úva hikuái chupe; pe tavaita rendota hapépe oguerekóva hetaiterei hetâygua oñesûva henondépe ohayhúgui chupe, ku Tupâ ohasaramoguáicha henonde rupi; pe ñorâirohára ikysepukúpe, tuguýpe, yvagapýpe ohaítava peteî mba’e rechapyrâ; oñemboguapýtava ipy’aguasúva purahéipe, iñe’êpujojáva; añetehápe, upe jave, ha’e oñeñandu tuvichárô oñandúgui ipype oñemopeteîha hetâ.     

III

       Y la visión del éxodo de su pueblo también cruzó por su mente. Por caminos tristes y polvorientos veía marchar, como en los pasados días, aquella larga columna de desolación y de miseria, moviéndose lentamente bajo la caricia de fuego de los soles estivales, marchando en pos de la desesperación, de la derrota y de la muerte. Ha hetâygua guata pukuete ohasa avei iñakâre. Tape henyhêva vy’a’ŷ ha yvytîmbógui, oguatahague rupi, ára upe mboyveguápe, pe tysýi pukuete hova pore’ỹva ha ijehasa’asyetéva, oku’éva mbegue kane’ô kuarahy aku pytu guýpe, guata ohóva py’aropu, po’a’ỹ ha mano rapére.

Era un largo y doliente desfile de siluetas blancas; blancuras de guiñapos sobre palideces de carnes corroídas por el hambre; blancuras de muerte sobre rostros en los cuales agonizaban las más dulces y rojas rosas de la juventud; albas livideces impresas en frentes impúberes por los más hondos sufrimientos; blancuras de niños muertos sobre el pecho exhausto y flácido, que se negaba a derramar una gota de la generosa leche de la madre; nieves tempranas sobre cabezas que ayer mismo ostentaban esa aureola primaveral formada sobre las sienes por la comba del rizo negro o la voluta del bucle rubio. Peva niko va’ekue peteî guata puku ha hekorasýva hetavehápe tekove ra’ânga morotîmimi, ku morotî ao sorokuemiguigua ombo’aóva to’o ijaku’ipáva vare’águi, ku morotì manoguigua ojehecháva maymáva rováre ojukambeguekatúva mitârusu reko re’ê asýva ha orekóva yvoty pytâ pyahu pytu; mitârusu rova morotî ha’éva jehasa asy rapykuere; ku morotî mitâmimi omanova’ekue itúva jyva ári sa’y, hete kane’ô kangýva, noñohêséiva -michîmínte jepe- isy marangatu kambykuemi; oñemoakâ’apatîva ha ndahi’aréi peve oguerekóva akâremirendy opiro’ýva ojehe’áva akârague hû ijapesŷiva rehe térâ akârague sa’yju iñapopê’asýva rehe.

Hombres veía, tambaleantes sobre el camino, como borrachos por el hambre. Tenían grandes ojos dilatados mirando hacia los cielos, ojos sonámbulos, percibidores al acaso de quién sabe qué visiones de paz, de hondo descanso más allá del horizonte y aún más allá de la existencia misma. Ohecha kuimba’eita, ho’a ha opu’âva upe tapére, vaicha ku oka’úva hikuái vare’águi. Hesapo guasu hikuái ha ojesareko yvágare, hesakuéra ojogua umi ikeraguatáva resápe, ohechamombyrýva oimépoku mba’eichagua py’aguapýpa, oñandúva pytu’u ipypukúva ha ojepysóva ñande resa ohechaha peve ha amo gotyove ha ohecháva tekove apyra’ŷgui amo gotyove.

Miraba caer ancianas con la frente sobre el polvo, entregándose a la eternidad sin un solo gesto, sin un solo estremecimiento; mientras que pequeños agonizantes llenaban los aires con sus vagidos desesperados, última protesta de la vida contra la infecundidad del destino y la esterilidad nauseabunda de la tumba. Ohecha mba’éichapa ĝuaiĝuimimi ho’a ha ombota isyva yvytîmbóre, oñeme’êvo tekotapiaitépe he’i’ŷre mba’eve, osysyi’ŷre; mitâmimi omyenyhê aja upe tenda tasêsorógui, ha’éva ñembyasy paha peichagua teko ñemoña’ŷvére ha tyvyty tujukue ryakuâ potîpyrére.

Entre compactos grupos de mujeres, veía llegar a los heridos, a los moribundos, a aquellos a quienes la suprema insondable roía con su único e implacable diente. Algunos, tirados sobre carros desvencijados, clamoreaban sin término y sin consuelo; otros, con sus carnes carcomidas por el abandono, exhibían al aire libre las más asquerosas muecas de la infelicidad humana; varios, agitaban lentamente sus manos, cual si persiguieran la forma de una visión desvanecida entre sus dedos. Kuñaita oguatáva ojo’aripa apytépe ohecha oĝuahê jave umi ojejapiva’eke, umi omanombotáva ha umi tapicha chupekuéra oikarâiva apyra’ŷ jarýi hâi peteîme ha hapykuere rasyetévape. Oî, karréta kelembumi guive, ohendukáva ipy’arasy tyre’ŷmi; ambue katu, ohechaukáva hete rembyremi ha’éva avei pore’ŷ rembi’u ha oñondivepa ohechauka hikuái, ko yvága guýpe, vy’a’ŷ paha ha’ânga tyaíva; heta oî ijapytepekuéra mbeguekatumi ohupíva ipo ñaimo’â ku ojapyhyséva ikuâmimíme upe kepegua porâite oguéva ohóvo hesa renondégui.

Y aquello era el crimen de que se le acusaba, el gran delito de caer con todo su pueblo, de sumirlo en su fosa, de arrastrarlo en su caída de coloso herido y hostigado a la profundidad del abismo en que él mismo se tumbaba, en el vértigo de esa parábola inmensa, cuyo término fatal tenía que ser la trágica hediondez de un sudario. Ha upéva niko kuri pe mba’e vaiete ijati’y ári omboguapýva umi ohayhu’ŷva chupe, ñemotî guasu ha’e ohasáva ho’ahaguére hetâygua ndive, ho’águi yvykua pypukúvape, ombotyryhaguére umi hapichápe hendive ha ha’e, ku tuichaitéva, ho’áre ha ha’evoi ojeitýre, hete meĝuáre, yvykua ndepypukuetévape, ojepoihápe ñe’êngue ñemi akânga’úpe, yvykua opáva manóme ha orekóva omanóva ao ryakuângue pyti’u.

Entonces, en esos ojos que no habían llorado jamás, profundos ojos pardos que contemplaron impasibles el ataque, el incendio y la derrota, brilló una lágrima, como un último esplendor de sol languideciente sobre el fondo cobrizo de un ocaso. Upérô, umi hesa araka’eve ndahesayiva’ekue, tesa sa’y apatîva ohechava’ekue, kirirîme, ñanderehegua’ŷ ojeitýrô py’arôpe iguarinikuéra ári, oñemyendýrô tata ñane retâyguáre ha itenondérôguare ñanderehe; umi heságui opu tesay, ku kuarahy kangy hesakâguasu paharamoguáicha amo kuarahy reikévo, ka’arupytû aho’ípe.

Y la larga columna de desesperación y de miserias seguía marchando lentamente, sobre el camino calcinado por el sol, envuelta en sus blancos guiñapos, entre los bosques floridos, bajo la serenidad impasible del espacio. Ha pe tysýi pukuete henyhêva mba’embyasy ha teko’asýgui oguatánte ohóvo mbeguekatumi, tape kuarahy ojopéva rupi, oñemamáva ao sorokuemi isa’y morotîvape, ka’aguay ipotypáva rupi, ára rovasyete guy rupi.

IV

       Llegaba el día. Y ante el ejército que se aprestaba a la pelea, el Mariscal saludó por última vez el estandarte, entre tanto que el Aquidabán mugía a la distancia entre sus rocas centenarias, como si llevara a los mares lejanos y rumorosos el alarido de protesta con que se desplomaban un ideal, una patria y una raza. Iñapysê mbeguekatu ko’ê. Ha iguarinikuéra renondépe, oñembosako’ímava oñorairôhaguáicha, Mburuvichapavê oñakâity paha ñane retâ poyvípe, upe aja Aguidabán, namombyrýiva upégui, otororô ohasávo itaita apyte rupi, ku ogueraharamoguáicha para mombyryguápe ha hi’yrasêvape, umi ñe’êrasyete omombe’úva oĝuahêhague ipahápe peteî temiandu, peteî tetâ ha peteî teko.


ooo000ooo

 

Leer MCAL LÓPEZ, GUARANÍME en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/mcal-l-pez-guaran-me-el…)

Leer EL ADN PARAGUAYO – 1867: CAXIAS DESCRIBE Y ALABA AL PARAGUAYO, Y RENUNCIA en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/el-adn-paraguayo-1867-c…)

Leer FUE PRESENTADO EL LIBRO “AL RESCATE DEL CAÑON CRISTIANO” en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/libro-al-rescate-del-canon)

Ver PALABRAS DEL MCAL. LÓPEZ en (http://www.youtube.com/watch?v=qrEu_Zg_a8g)

2 thoughts on “CERRO KORA: LA NOCHE ANTES – PYHARE ÁRA MBOYVEGUA”

  1. Recomiendo el libro “Madame Lynch” del francés Henry Pitaud, en él se detalla muy bien la noche entre el 28 y 1 desde la perspectiva de Elisa Lynch. Lo leí hace muchos años y si mal no recuerdo fue escrito en base al diario personal de la Madame.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s